Una cámara frigorífica, como su nombre refiere, debe “enfriar” PERO a una temperatura necesaria; en este caso, la temperatura que la empresa requiere para alguno de sus procesos industriales.

Antes de continuar con el proceso es necesario aclarar que una cámara frigorífica no enfría sino que absorbe el calor de los productos (las calorías de los alimentos convertidas en calor) y así se produce el calor de la cámara.

En el funcionamiento general de las cámaras frigoríficas participan las siguientes partes:

Compresor: es el encargado de absorber el refrigerante y de retenerlo hasta su entrada en el condensador.

Condensador: dentro de este espacio el refrigerante transfiere el calor de condensación y se vuelve de nuevo a convertir en líquido.

Válvula de expansión: el refrigerante líquido pasa a la válvula de expansión, donde pierde una parte del calor y entra al evaporador como una mezcla de líquido y vapor.

Evaporador: el evaporador hierve a presión esta mezcla provocando que el fluido exterior absorba el calor del refrigerante y vuelva a enfriarse. Este dispositivo transfiere la energía térmica de los alimentos hasta el líquido refrigerante que se mueve en el interior de la cámara. Lo que provoca la sensación de frío y humedad en su interior.

Fuente: hongdacafri.com